santiago del estaro hija enferma

Un Nuevo Símbolo

Nuevamente, nos vemos forzados a procesar un lamentable suceso que tuvo lugar el martes 17 de este mes; y como es costumbre creamos mártires en los que concentramos nuestro descontento, contenemos las lágrimas y gritos de frustración, compartimos nuestras opiniones en las redes esperando que alguien las lea, que alguien pueda hacer algo para quitarnos el peso que sentimos, a pesar de saber que ese peso es nuestra responsabilidad.

Contemplamos en un padre cargando a su hija que lloraba desconsolada; algo que no estamos seguros de comprender, es por esto que no quisiera que el verdadero mensaje se pierda como ya ha pasado muchas otras veces.

No se trata solo de mera rebeldía o lo angustiante del contexto; se trata del espíritu de pelear, por nosotros y por quiénes amamos. Se trata de recordar que aquéllos a quienes nos sometemos y nos dañan día a día, son tan humanos como nosotros; que no tienen poder real sobre nuestras vidas más que el que les otorgamos.

En lugar de permanecer sumisos a la espera, podemos buscar fortalecernos y tomar verdadera responsabilidad por nuestra vida. Capacitarnos a nosotros mismos y a quienes amamos para que, como individuos, podamos valernos por nosotros mismos y así despegarnos de un Estado que siempre va a demostrar estar en nuestra contra, para beneficio de aquéllos que dicen gobernarnos.

Entrena tu defensa personal, aprende a resguardar tus ahorros para poder tener un futuro mejor para vos y quienes dependan de vos y nunca dejes de estudiar para fortalecer tu mente ante el discurso manipulador de cualquier populista. 

No dejemos que nuestra vida siga dependiendo de esta gente, no permitamos que una vez más nos lleven a vivir situaciones extremas por sus caprichos. Luchemos por nuestra libertad.