Hong Kong: Rebelión y Libertad.

Lo que aconteció hace no mucho tiempo en Hong Kong el 30 de Junio de 2020 y que las protestas de 2019 y parte de 2020 trataron de mitigar, es otro episodio oscuro para la libertad en nuestro tiempo; se trató de una batalla crucial para la libertad que, momentáneamente, la ganó el gobierno chino.

            Concretamente, estamos hablando de la sanción de Ley Nacional de Seguridad aprobada el día que se mencionó. Luego de la fecha, uno de los primeros en ser arrestados fueron Tony Chung y otros tres miembros del grupo pro-democracia y pro-independencia “Studentlocalism”, luego fue arrestado Jimmy Lai quien fuera fundador del diario Apple Daily un diario pro-democracia y por último las masivas olas de arrestos desde finales de diciembre y principios de enero a distintos activistas en favor de la democracia y/o la independencia de Hong Kong.

¿De qué los acusan y qué “crímenes” establece la ley?

El capítulo III, partes 1, 2 y 3 establecen tres nuevos “crímenes” entre los que se encuentran: secesión, subversión y terrorismo.

            En la parte 1 del capítulo III se define el “crimen de secesión”, en sus incisos 1 y 2, como: 1) “Separar la región administrativa especial de Hong Kong de la República Popular de China” y 2) “Alterar mediante medios ilegales el estatus legal de Hong Kong”; la manera en que se define todo esto es muy conveniente (para el Estado chino obviamente) y veremos por qué más adelante.

            En la parte 2 del Capítulo III se define “crimen de subversión”, en sus incisos 1, 2 y 3 como: 1) “derrocar o socavar el sistema básico de la República Popular de China establecido por su constitución”, 2) “derrocar el organismo de poder central de la República Popular de China o el organismo de poder de la Región Administrativa Especial de Hong Kong” y 3) “Interferir, interrumpir o socavar, de manera seria, el funcionamiento de los órganos del Estado de acuerdo con la ley”, otra vez esto es muy conveniente para ya sabemos quién.

            En la parte 3 del capítulo III se define “crimen de terrorismo”, en sus incisos 1, 3 y 5 como: 1) “violencia grave contra una persona o personas”, 3) “sabotear medios de transporte, instalaciones de transporte, instalaciones de electricidad o gas, o cualquier otro tipo de instalación con posibilidad de explotar” y 5) “cualquier otro tipo de actividad peligrosa que pueda poner en peligro la salud pública, provoque accidentes o altere la seguridad pública”. De nuevo, esto está definido muy convenientemente.

Además, todos los artículos de cada nuevo “crimen” empiezan de la siguiente manera: “Cualquier persona que organizara, planeara, cometiera o participara en cualquiera de los siguientes actos bajo el uso de la fuerza, amenaza del uso de la fuerza o cualquier otro medio ilegal…”

            Quien desee consultar la ley, le dejo el enlace con la traducción al inglés.

hong kong protestas

¿Quién aplica esto, cómo y en qué perjudica la libertad de los hongkoneses?

El encargado de aplicación de la nueva ley será el “Committee for Safeguarding National Security” o “Comité para Salvaguardar la Seguridad Nacional” y podrá operar arrestando sin orden previa a cualquiera que “se sospeche” esté incumpliendo esta ley. 

Y como todo está definido de manera muy laxa, dando mucho poder de interpretación a los jueces (que probablemente son pro-china) sobre cómo se configuran estos actos, tendremos como resultado muchos arrestados y también una gran fuga de personas dispuestas a luchar contra el avasallamiento chino en Hong Kong.

Los aspectos más complicados de esta ley no es solo lo mencionado previamente, que permite una gran discrecionalidad en la toma de decisiones de quien es “subversivo” o “terrorista”, sino también que la laxitud permite extenderlo hasta actos como ganar una elección, sin ir más lejos: si de repente ganaran muchos candidatos pro-democracia, obteniendo la mayoría absoluta y calificada, esto podría caracterizarse como “subversión” porque podría argumentarse que eso estaría socavando el sistema básico de la ley china o que de alguna manera se está interfiriendo con el gobierno hongkonés tal y como dicen los incisos del Capítulo III parte 2. 

Siguiendo con lo que puede suceder, incluso podrían acusar de “terrorismo” a quienes impidieran el movimiento de los vehículos policiales o del gobierno, bloquear la entrada a los trenes o cualquier otra cosa que pueda caer bajo lo que dicen los incisos del Capítulo III parte 3.

Hong kong china

En resumen, lo que está pasando es muy grave para la libertad en Hong Kong y cada vez los movimientos pro-democracia y pro-independencia se ven más y más acorralados al punto de que… no quedará otra cosa que una rebelión o revolución como conocemos que sucedió en el pasado en nuestro continente.

Esto además nos lleva a otro punto: las leyes de regulación de armas y sus consecuencias futuras pues en Hong Kong es ilegal para los civiles tener armas pero eso será para otro artículo futuro.

Solo queda dar nuestro apoyo, como sea posible, a los luchadores por la libertad en Hong Kong y rezar por ellos si creen en Dios ¡Viva la libertad! ¡Muerte a los tiranos!