bitcoin libertad

El rol de las Criptomonedas en la lucha por la Libertad.

Antes de comenzar, para quienes no conocen bien qué son las Criptomonedas y el Blockchain, les comparto el video más completo y elocuente que encontré en youtube. Debería ser suficiente para poder leer el resto del artículo sin inconvenientes. 

El 6 de junio de 2009,  se llevaba a cabo el arresto de Bernard von NotHaus, acusado de un cargo por conspiración para poseer y vender monedas similares a monedas de una denominación superior a cinco centavos y monedas de plata similares a monedas estadounidenses en denominaciones de cinco dólares o más. 

Un cargo por fraude por correo, un cargo por vender y poseer con intención de defraudar, monedas similares a monedas de una denominación superior a cinco centavos, y un cargo por poner en circulación, pasar e intentar poner en circulación y pasar monedas de plata similares a monedas estadounidenses en denominaciones de cinco dólares o más.

En julio del mismo año, von NotHaus se declaró inocente. Sin embargo, en Marzo del 2011, fue declarado culpable de varios cargos, incluyendo la fabricación de «monedas falsificadas» (similares a monedas de emisión legal).

Fue etiquetado por un fiscal estadounidense como «terrorista doméstico», y hasta el día de hoy muchos consideran que cometió un crimen por el merece ser tratado como tal, y ser condenado a numerosos años de cárcel. Pero, ¿qué hizo realmente von NotHaus?

Su primer «error» fue conocer más de teoría monetaria que aquellos que lo acusan de criminal. 

La estafa de las monedas fiduciarias.

Von NotHaus considera que la salida del patrón oro, que convirtió al Dolar estadounidense en una moneda sin respaldo «fiduciaria», dio lugar a una estafa incalculable y sistemática de parte de la Reserva Federal a todos los ciudadanos americanos.

Durante la vigencia del patrón oro, los billetes eran un título de propiedad, transferible, por cierta cantidad de oro.

Para financiar conflictos bélicos en los que participó EEUU, el gobierno estadounidense optó por salir del patrón oro para poder emitir grandes cantidades de dinero y cubrir los gastos militares.

Ahora los billetes sólo están respaldados por la confianza que los ciudadanos ponen en su moneda. Ya no hay nada físico y material que le de valor a los billetes.

Esto permite que los gobiernos, como ocurre exageradamente en América Latina, puedan imprimir nuevos billetes, generando una depreciación de la moneda y reduciendo el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Criptomonedas y agorismo

Demasiado bueno para este sistema.

Von NotHaus quiso corregir este error y darle la posibilidad a los ciudadanos estadounidenses de poder adquirir y utilizar como moneda de cambio lo que él llamo «Liberty Dolar».

Se trataba de una moneda de plata, completamente privada, de uso voluntario y respaldada en metales preciosos desde su creación. Una antítesis del Dolar oficial, esta nueva moneda era lo que muchos llaman «Sound Money».

La adopción de esta moneda iba por muy buen camino, llegando a multiplicar al dolar en precio. Mientras la moneda fiduciaria se continuaba devaluando, la moneda de plata privada continuaba ganando valor. 

Según NotHaus, desde su lanzamiento en el año 1998 «Rápidamente, el Liberty Dollar se convirtió en un modelo monetario bien posicionado y atrajo más de 250.000 seguidores y emitió aproximadamente $55 millones de Liberty Dollar respaldados en oro y plata, hasta que fue destruido por el gobierno de Estados Unidos».

Criptomonedas y agorismo

Las Criptomonedas como solución

La supuesta razón por la que NotHaus fue catalogado como criminal, fue porque sus monedas privadas eran similares a las de circulación legal, y dado que la similitud no es una medida objetiva, se pudieron hacer pasar sus monedas como «falsificaciones». 

Pero en realidad, lo que condenó a NotHaus, es que el éxito de su modelo monetario desafiaba de manera directa  al sistema oficial, demostrando a su vez sus falencias.

Era una prueba material del error que significa un sistema monetario sin respaldo ni referencia, que crea la posibilidad de devaluar la moneda mediante la emisión según en antojo político, y no acorde a la demanda real de la divisa como título de propiedad sobre metales.

Más libres.

Las criptomonedas, al ser un activo digital, escapan de la posibilidad de ser considerados algún tipo de falsificación. 

Por otro lado, al tratarse de activos digitales descentralizados como es el caso del Bitcoin, no puede ser confiscado por el gobierno, como sí ocurrió con el Liberty Dollar. 

Y su atributo más interesante en relación a su valor monetario: la oferta limitada. Ninguna entidad centralizada puede crear nuevos Bitcoins de la nada, generando así un aumento en la oferta y una depreciación. El caso es el mismo con muchas otras criptomonedas como Litecoin, Ripple o Dash.

Sin embargo, lo que más valoramos los amantes de la libertad respecto a las criptomonedas, es que operan bajo una dinámica de libre mercadolibre competencia, relativo anonimato dependiendo de la plataforma en la que se opere, uso y comercialización voluntaria, y de manera completamente privada.

Esto excluye, lógicamente, a las criptomonedas creadas por entidades estatales, como el Petro Venezolano

bitcoin y libertad

Necesitamos más y mejores.

Las criptomonedas, el Blockchain y todas las innovaciones que facilitan las transacciones entre pares de forma anónima y sin participación del Estado, son de las más valiosas herramientas con las que contamos en materia económica para acercanos y experimentar más la libertad.

En el artículo sobre Agorismo y Contraeconomía mencionamos a las criptomonedas como una solución de mercado, y es necesario que la entendamos como tal.

Pero debemos seguir trabajando para promover y, cada uno desde su lugar, ayudar al desarrollo y crecimiento de las nuevas tecnologías que solucionarán más y más problemas, logrando así recuperar libertades que nos fueron arrebatadas.